El oficio de escriba

Los documentos escritos nos han permitido conocer mucho mejor toda una diversidad de culturas a lo largo de la historia. Desde la pared de una cueva hasta un papiro o una tablilla de arcilla, los numerosos soportes utilizados por nuestros antepasados nos han legado toda una serie de conocimientos: poemas, relatos, cuentas administrativas… Detrás de cada uno de estos testimonios escritos se esconde la labor de personas que en un determinado momento pusieron por escrito una serie de información. Todo un trabajo, el de escriba, que fue perfeccionándose con el paso del tiempo. Conozcamos un poco cómo trabajaban los escribas en la antigüedad.

Los soportes escritos más antiguos conservados son unas tablillas elaboradas en arcilla, que fueron el “cuaderno” de sumerios, acadios o micénicos, entre otros. Realizadas en un material fácil de conseguir, el escriba tomaba una pequeña porción de arcilla, amasaba con las manos hasta hacer una bola, y después la aplastaba hasta cubrir la palma de la mano. Todavía húmeda la tablilla, procedía a escribir toda una serie de datos con un cálamo. Si el escriba cometía algún error, rápidamente mojaba uno de sus dedos con agua y procedía a humedecer la palabra equivocada, para después volver a escribir y seguir con la redacción del escrito.
La mayor parte de estos escribas dedicaban su tiempo a registrar en las tablillas todos los datos relativos al palacio, es decir, cuentas de producción o listas de personal; en cambio son muy pocas las tablillas que contengan poemas o relatos, uno de los ejemplos más notorios es la Epopeya de Gilgamesh.

En el Egipto faraónico el escriba era sin duda fundamental, necesaria su labor tanto para el ámbito público como el privado o religioso. Eran muy pocas las personas que sabían leer y escribir, a penas el 5% de la población, de ahí la importancia del trabajo de los escribas. Dependiendo del conocimiento de la lengua y escritura, pertenecían a un rango u otro: aquellos que tenían una formación básica pertenecían a la clase media, mientras que aquellos con una formación superior se encontraban entre los niveles más altos de la sociedad. Todos ellos trabajan en los diferentes sectores de la administración o directamente dependían del faraón, mientras que otros ofrecían sus servicios a particulares para escribir cartas privadas o documentos de matrimonio o herencia.
Era considerado un trabajo privilegiado para los egipcios, como así testimonia el Papiro Anastasi (II, 6, 10-8, 5):

“Se un escriba: te salva de la fatiga y te protege de todo tipo de trabajo. Te mantiene lejos de transportar la azada y el azadón, también de transportar un cesto. Te evita de ser remero y te aleja de las tormentas, además de no estar sometido a un señor y numerosos superiores (…) En cambio el escriba se encuentra por encima de todo tipo de trabajos”.

Por otro lado, la labor de escriba en el mundo griego y romano tenía menos prestigio, relegado en la mayoría de los casos a esclavos y libertos. Su trabajo consistía en prestar servicio de escritura a personas analfabetas, bien como copistas en la producción de libros para el comercio o el uso privado, o bien como secretarios en el ámbito público o privado.

¿Cuáles eran los instrumentos de trabajo del escriba?

Un juego de escritura encontrado en la tumba de la reina egipcia Hatshepsut por Howard Carter, nos permite conocer de buena mano qué tipo de instrumentos empleaban los antiguos escribas egipcios: dos estuches con 26 y 15 cálamos, una paleta de madera con dos incisiones para las pastillas de tinta roja y negra, un pequeño martillo de madera (servía para alisar la superficie del papiro o unir dos hojas de papiro), un saquito para las pastillas de tinta, un rollo de lino, fragmentos de papiro, un caparazón de tortuga (para mezclar el agua y las tintas), entre otros.
A parte de toda esta serie de utensilios, el escriba egipcio también usaba un mortero para preparar los pigmentos, una piedra para alisar el papiro, e instrumentos para delinear el espacio de la hoja y proceder a su escritura de forma ordenada.
En época griega y romana se emplearon nuevos utensilios para mejorar la labor del escriba, como el uso de un pequeño cuchillo para afilar el cálamo y la piedra pómez para afilar la punta, una regla de plomo para dibujar las líneas de escritura y una esponja para borrar la tinta en caso de cometer un error.

Básicos eran el cálamo y la tinta, materiales indispensables para todo escriba. Los egipcios usaron primero como cálamo el tallo del “juncus acutus”, cortando una de las extremidades de forma oblicua y después masticando la punta para separar las fibras. Hasta el siglo III a. C. no comienza a usarse propiamente el cálamo griego, más manejable para escribir la lengua griega que la egipcia. Un siglo después vendría usado de forma sistemática por egipcios, griegos y romanos.
Las tintas empleadas eran de color negro y rojo. El color negro se obtenía del humo al quemar materia orgánica (como aceite o madera) añadiendo goma; todo ello era mezclado hasta obtener una pastilla de tinta. Para crear tinta de color, usaban pigmentos vegetales o alguna sustancia animal, que trituraban en un mortero hasta obtener un polvo fino que mezclaban con goma y la clara de un huevo. Por ejemplo, el color rojo lo obtenían de la hematita.

¿Cómo trabajaba el escriba?
En época faraónica permanecía sentado en el suelo, con las piernas cruzadas, colocaba y tensaba la parte inferior de su vestidura y apoyaba el papiro, o bien permanecía de pie mientras escribía.
En época griega y romana la postura cambia. Escriben sentados sobre taburetes, escaleras o sillas, a veces acomodados por un cojín, y se apoyan directamente en las rodillas. Empleaban ambas manos, la derecha para escribir con el cálamo, mientras la izquierda mantenía sujeta la parte del papiro ya escrita. Sin duda se trataba de una tarea bastante incómoda y laboriosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s