El origen del Vaticano

El Estado de la Ciudad del Vaticano es uno de los lugares más visitados del mundo, conocido principalmente como capital del catolicismo y sede del Santo Padre. Pero por debajo de sus infraestructuras se esconde todo un submundo lleno de historia, una historia que se remonta hasta la mismísima cultura etrusca. Una tierra que fue especial para los antiguos, estrechamente relacionada con el mundo divino. No es nada casual que el Vaticano repose hoy día en lo que siglos atrás fuese una de las colinas más importantes de Roma.

Todo el territorio vaticano en sus orígenes estaba formado por una alta colina y los campos de alrededor. Cuando los etruscos se asentaron en Roma y empezaron a desarrollarse (siglos VIII-VII a. C.), conforme a sus costumbres decidieron enterrar a sus difuntos fuera de las murallas de la ciudad. Para ello, decidieron depositar a los muertos en el Ager Vaticanus. Acondicionaron el espacio, y con el paso del tiempo el lugar se convirtió en la ciudad de los muertos, una necrópolis (imagen 1) custodiada además por la diosa etrusca Vatika. Una antigua divinidad prácticamente desconocida para nosotros. Los entendidos en lengua etrusca aventuran a decir que el nombre tiene varios significados, y podría referirse a una planta que crecía en el lugar de la necrópolis y que producía efectos alucinógenos al ser masticada; una uva amarga con la que se hacía vino; o el proprio nombre de la diosa.
Algunos estudiosos han profundizado en el aspecto filológico de la palabra, y han relacionado el término -tika con la palabra hindi “tika/tikal”, una pieza de joyería que las mujeres hindúes se ponen en la frente para simbolizar el tercer ojo. En lengua hindi la palabra concretamente se refiere a la glándula pineal, que produce dimetiltriptamina, una molécula alucinógena; aunque también significa santuario propiamente dicho.
En el caso de que Vatika fuese una diosa, ¿podría tener relación con el arte adivinatorio? Parece bastante probable. Es más, tiempo después, la palabra “vatika” pasaría al latín como “vaticinor” (vaticinar, profetizar). Si tenemos en cuenta todos estos datos, el Ager Vaticanus habría sido algo más que una necrópolis: un lugar de gran importancia para los etruscos, destinado a prácticas adivinatorias y de ultratumba.

A partir del siglo V a. C. se produce la expansión romana y la decadencia del pueblo etrusco. Y con ello se abandona toda actividad en la necrópolis. Una parte del campo vaticano se emplea como tierra para huertos y viñedos, mientras que otra sirve como espacio para los jardines de Agripina y Domiciano.
Tiempo después, finalizada la Segunda guerra púnica (218-201 a. C.) se introduce en el mundo romano el culto a la Gran Madre Cibeles. En honor a la diosa se construye sobre la colina vaticana un templo, que sería inaugurado el 11 de abril del 191 a. C. por el pretor Marcus Iunus Brutus. Durante su construcción se respetó la necrópolis etrusca, que más tarde utilizaron sacerdotes y feligreses del culto a Cibeles para rituales a la diosa y también a los dioses Atis y Baal.

Con el emperador Calígula (12-41 d. C.) se procedió a monumentalizar el espacio vaticano. Para ello mandó construir un circo (imagen 2) para carreras de caballos y cuádrigas, que años más tarde finalizaría su sucesor Nerón(37-68 d. C.). Su ambición no tenía límites, pues no solo se trataba de un circo para juegos, sino de una obra en honor al Sol Invicto y para honrar la memoria de César Augusto y Tiberio. Ordenó traer desde Egipto un obelisco para colocarlo en el centro del circo. En el siglo XVI el Papa Sixto V ordenó mover unos metros la ubicación del obelisco egipcio hasta situarlo en el mismo centro de la plaza actual, donde reposa desde entonces (imagen 3 y 4).

Desgraciadamente Calígula no vio finalizar el proyecto, pues el 24 de enero del 41 sería asesinado. Le sucedería Nerón, bajo cuyo mandato se terminó la empresa de Calígula, que pasó a conocerse como Circo de Nerón o “Circus Maximus”. También heredó de su antecedor los jardines de Agripina, lugar en el que ordenaría matar a varios cristianos tras ser acusados de provocar el incendió que asoló Roma en el año 64. Según una tradición, entre los cristianos martirizados se encontraba el apóstol San Pedro, enterrado después junto al palacio de Nerón en el campo Vaticano.
Otra versión cuenta que San Pedro fue martirizado en el Circo de Nerón.

No sería hasta el siglo IV con el gran emperador Constantino cuando se erigió la antigua basílica vaticana en agradecimiento a Cristo. Según cuenta la leyenda, antes de la batalla en el puente Milvio (312) contra Majencio, Constantino soñó con la cruz cristiana y una frase que decía: “In hoc signo vinces” (con este signo vencerás). Al día siguiente hizo construir una cruz similar a la del sueño para llevarla en batalla, y con ella obtuvo la victoria, tal y como ocurría en el sueño. Después de aquel extraño suceso, el emperador anuló la prohibición a la religión cristiana y decidió construir un templo en honor al dios cristiano.
Un día llegó a oídos del emperador que los cristianos veneraban con gran devoción una tumba que se encontraba junto a otras tumbas en la necrópolis vaticana. Decían que se trataba del lugar donde reposaban los restos de un tal Pedro, que había sido discípulo directo del mismo Jesús. “Pedro está aquí”, “Pedro, ruega por los cristianos que estamos sepultados junto a tu cuerpo”, rezan algunas de las inscripciones del lugar. Constantino decidió que era el sitio ideal para dedicar el templo y pidió que construyeran precisamente allí la basílica, un lugar de peregrinaje donde cristianos venidos de todas las regiones del Imperio pudieran venerar los restos del apóstol, una sede para una fe en continua expansión, que en muy poco tiempo se convertiría en la religión oficial del Imperio (imagen 5).

La construcción del edificio actual se inició el 18 de abril de 1506 por orden del papa Julio II, utilizando como parte del material piedras procedentes del Coliseo. La Basílica de San Pedro sería finalizada un 18 de noviembre de 1626, siendo papa Urbano VIII (imagen 6).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s